1 comentario

FRAGMENTOS DE UN TALLER – Reinaldo Pérez Só

FRAGMENTOS DE UN TALLER
ars poética (1990)
Reinaldo Pérez Só

1
Un poema lleva a Dios, pues un poema es una forma de Dios. No es el hombre quien habla, es Dios, solamente Dios por medio del poeta. Salomón no nos canta en El cantar de los cantares, es Dios, de aquí el misterio del verdadero poema.
3
I .a primera línea del poema es el poema. La última, reitera con otras palabras la primera. Las líneas centrales son mera mente puentes para que la cabeza y la cola se confundan, en circunferencia.
5
La Biblia nunca ha sido asunto de forma para formar el vacío. Los antiguos judíos son de una casta de sabios: El cantar de los cantares habla del hombre, no de formas, imaginaciones, fantasías. Los judíos, generalmente, escriben de sus miserias, grandezas; en ellos la imaginación no tiene lugar porque la verdadera poesía es tocable. Juan de la Cruz, fray Luis de León lo comprendieron, de ahí sus versiones, auténticas, fuera de toda imitación formal, indagaron en lo tangible, vivido.
8
El diablo del poema es la prosa.
11
Se hizo traducir al francés, al portugués, al inglés, al italiano y pronto lo será al alemán, al ruso. Pobre poeta, debió escribir tanta carta, ser agregado cultural por correspondencia, alabar tanto libro extranjero malo, traducir a los mismos que lo vertieron a tanta lengua extraña y nadie, ni su familia, ni sus vecinos saben de su clandestina actividad prohibida, poética.
24
«Los alimentos del poeta son: vida y sentido», nos dijo Aquilino cuando muriera su hijo más amado.
27
Los equivocados con la poesía terminan a veces como líderes de movimientos poéticos en los asilos llamados Centros de Estudios Poéticos, Asociaciones Inter1acionales de Poesía, Clubes de la Metáfora Cósmica, etc. Ahí respiran el oxígeno embotellado de las palabras de aliento.
33
Un poema erótico que no produzca erección en su lector, deseo, nada tiene de erótico, por más intentos que busque nuestro fracasado autor por otras vías ajenas, claro está, al poema.
38
De la escuela de Aquilino jamás surgió un gran poeta. Lo formado fueron buenos lectores, amas de casa que leyeron sus textos a sus hijos y nietos, en el tiempo. Aquilino dixit: de la
yema y la clara se hornean tortas, pero no yemas y claras.
39
Los franceses, tan adictos al racionalismo, llevaron a Mallarmé a decir aquella frase seguida al pie de la letra por tanto letrista poeta: «La poesía no se hace con ideas, sino con palabras». El resultado se advierte en unos textos sólidos como acantilados en donde el poema se suicida.
40
Dios trino en unidad. Trina es la poesía en unidad.
43
En la fachada nunca hay riesgo a corto plazo. A la larga, todo vuelve al vacío de donde provino. Pero sí en lo otro. Se recuerdan versos de Vallejo, Martín Adán, Enriqueta Larriva, Bandeira, Drummond, Florián, Darío, Velarde, Salustio, Aguirre, Ortiz, Rokha, Cruchaga Santa María, Silva. Hubo en lo superficial riesgo, aunque no siempre un gran poeta está sujeto a no caer. El riesgo no se mide afuera sino atrás, en aquello que mueve en seguridad al verso.
46
Poetas hay con versos cuyo contenido es de vacua factura, los cuales en ningún momento escapan de la banalidad o, por otra parte, del ejercicio conceptual de la inteligencia, próximos al ensayo, la filosofía, historia, religión, erotismo, música, bajo el artificio de poesía. Ilustrativos son los escritos profusos de Cardenal o Neruda, tan raudos en versos históricos, ideologías, algunos de óptimo frontispicio, peripecias inteligentes y, no obstante, ausentes de la pretensión original.
48
La belleza de un poema parte de la calidad interior del artesano. Esa calidad como Midas conforma belleza. Perdida esa calidad como Midas conforma palabras pero de forma aparente: ideas al aire, sin gravedad, imágenes sin fundamento.
49
«El buen poeta se huele», decía Rubén Darío. Aunque no dijo a qué olía y qué lo diferenciaba, en cuanto al olla lo, de los otros.
51
Si un poeta declara ser inteligente uno se encamina hacia la otra dirección. Si expresa que su lenguaje, estilo, están depurados hay que evitar su lectura. Si habla pomposamente de
humildad, sensibilidad y .otros atributos algún vendedor está tocando a la puerta.
52
El éxito de un poeta puede obedecer a muchas circunstancias, no todas ellas denuncian buena poesía: moda, cursilería, gusto edulcorado, relaciones públicas, ideología política,
religiosa, relaciones editoriales, burocracia oficial, propaganda, vejez lírica, autopromoción, etc. Lo mejor es no leerlos sino cuando el tiempo pase. De cualquier forma nada sucede sin ellos y todo está contenido en los clásicos.
58
El origen del poeta no está en la infancia, tampoco en la obscura adolescencia: está en la pastosa madurez, que muchos reniegan, insultan, sin ver que la juventud ya ida es la antesala de la muerte.
62
Los seres envejecen. Sin embargo, ni las formas ni los contenidos del buen poema corren el riesgo. Aquilino nunca publicó un verso sino después de varios años de espera o de los juicios ajenos. Nuestra poesía romántica, otrora nueva, y los textos «vanguardistas», huelen a naftalina, no así Garcilaso, Manrique, Juan de la Cruz.
72
«Pararrayos celestes», los poetas, es probable. Aquilino nunca habló de inspiración, no obstante, pasaba años sin escribir un verso. Decía que estaba respirando, respirando. La prosa es un acto diario, cercano al periodismo.

Un comentario el “FRAGMENTOS DE UN TALLER – Reinaldo Pérez Só

  1. Pérez Só es un maestro. En el 8vo festival de poesía conversamos. En él habita la palabra. Senti que aprendi más con ese dialogo que con todos estos años de lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: